¿De qué factores depende el estado de tu piel?

A lo largo de la vida nuestra piel va cambiando y requiere de unos cuidados diferentes. Muchas veces nos olvidamos que es un órgano más del cuerpo y por lo tanto, debemos cuidarla como tal. Si no se encuentra en buen estado, la barrera de protección que nos ofrece flaquea (manto hidrolípico) y no puede protegernos igual de nuestro entorno. Y todo, absolutamente todo lo que nos rodea nos afectará más.

Te propongo analices los siguientes puntos, lo reflexiones y después me dejes tu opinión en los comentarios 😉

El estado de tu piel depende de cómo te encuentres mentalmente

Hay personas, como yo que exteriorizamos nuestro malestar a través de la piel, otras padecen de la barriga, otras de dolor de cabeza…  Y siendo sinceras, por mucho que camuflemos “las imperfecciones” bajo el maquillaje, la realidad está ahí y el problema, sino tomamos medidas, acabará complicándose más. Este es mi eterno discurso: “gato con guantes no caza ratones” sea cual sea tu mal, cógelo por banda y ponte a trabajar en ello; y si lo consideras, acude a un profesional. Cuando tuve el brote de psoriasis – y otros males – mi médica y mi endocrina me dieron unas recomendaciones para llevar a cabo de por vida. Y así es como logré mejorar el aspecto de mi piel.

 

Una alimentación saludable beneficia a tu piel.

Puedes tener más o menos arrugas, quizás manchas, ojeras… pero si te alimentas sano, siguiendo una dieta a base de vegetales,  variada y bien planificada,  tu piel estará más bonita.  No te olvides de hidrátarte bebiendo agua e infusiones, que con el tiempo… nos olvidamos también de hacerlo 😉  Si quieres hacer algún cambio en tu dieta, o te encuentras cansada… recurre siempre a un nutricionista, ellos son los expertos.

 

Toma baños de sol responsables

Como te explicaba en el artículo conoce los beneficios del sol, debemos ser responsables con la exposición solar. Siempre utiliza protección solar diaria y si puedes regálate unos bañitos de sol de 10 a 20 minutos es muy gratificante: activa la vitamina D y te asegura ¡un buen chute de energía!

 

Practica ejercicio físico: un regalo no solo para la piel, sino para tu cuerpo y para tu mente.

Después de una sesión de cardio o entrenamiento ¿a que te sientes fenomenal? esto ocurre porque segregamos endorfinas. Además, el corazón bombea más rápido, por lo que el transporte de nutrientes y oxígeno llega a las células, y así es como tu piel también se beneficia de la activación de la circulación. Notarás una mejoría en el tono sobre todo, no hay cosmético reafirmante que compita con el ejercicio. Elige una actividad con la que disfrutes, y practícala al menos 3 veces por semana, aunque si es una, mejor que nada. ¿preparada para sudar un poquito)

 

Uso de cosmética adecuada a tus necesidades o problemas.

La cosmética es un complemento, y por supuesto que contribuye a mejorar algunos aspectos de tu piel: limpieza, hidratación, protección, luminosidad… pero no hace milagros. El mejor cosmético preventivo del envejecimiento es usar protector solar diario. Haz un mantenimiento adecuado con rutinas sencillas diarias y por supuesto lleva un estilo de vida + saludable.

 

Artículos relacionados