Receta pan dulce de calabaza

Después de hornear pan todas las semanas, y con ganas de seguir innovando y mejorando el pan tradicional, el pan con masa madre y el pan de molde, hoy comparto la receta de pan dulce de calabaza ¡tremendo! Una hogaza de sabor suave, dulce y con una esponjosidad increíble, que me ha dejado perpleja. Así que aprovechando la temporada y que tenemos la huerta llenita de este vegetal dulzón ¡vamos a por la segunda entrega de la semana!

Como un pan brioche, pero sin huevos ni mantequilla, se consigue una miga blanda y bien mullidita, a la que dificilmente se le dice que no a la segunda rebanada, porque ¡ojo! así como se empieza, se abre la veda y no hay quien pare. No perjuro, te prometo que no te dejará indiferente, así ves tú misma y pruebálo 😉

pan dulce de calabaza

Para hacer el pan dulce de calabaza necesitas

Ingredientes

  • 300g puré de calabaza
  • 600g harina de fuerza
  • 100g harina de garbanzo/ arroz
  • 180g leche de vaca desnatada
  • 60g sirope de ágave
  • 60g AOVE
  • 15g levadura fresca
  • 1 chdita de bicarbonato
  • 2 chdita de sal
  • Para hacer el puré asa la calabaza en el horno en trozos, unos 35-40 minutos a 200ºC. Deja enfriar, retira la corteza y tritura haciéndolo puré. 

Elaboración

  • En el vaso de la batidora mezclamos 100g de harina de fuerza con la levadura fresca desmenuzada en 100ml de leche templada. Añadimos el sirope de ágave y batimos. Lo tapamos con film y reservamos media hora.
  • En un bol mezclamos el resto de las harinas, le añadimos la sal, el bicarbonato, el resto de la leche, el puré de calabaza y el aceite de oliva. Si tienes amasadora, ¡perfecto! empieza a velocidades lentas para integrar todos los alimentos durante 5 minutos. Incorpora ahora el prefermento y sigue amasando unos 10 minutos más. Si el amasado lo haces manual necesita entre 5-8 minutos más. En este caso, no caigas en la tentación de añadir más harina si se te pega, es preferible que manches tus manos con un poquito de aceite.
  • Tapamos el bol con la masa, con film durante 1 hora.
  • Amasamos un par de minutos la masa, con pases envolventes ¡a mano! para sacarle el exceso de gas.
  • Preparamos la fuente que vayamos a usar, colocando sobre ella un papel de horno. Damos forma de bolla al pan y lo dejamos tapado durante 30 minutos.
  • Hacer unos cortes en la superficie con un cuchillo bien afilado. Tapamos 15 minutos más.
  • Precalentar el horno a 220 ºC
  • Meter una bandeja con un poco de agua caliente en la parte más baja del horno. Esto le dará humedad al pan y lo dejará más tierno.
  • Hornear la bolla: pasados los primeros 20 minutos, retirar la bandeja que hemos puesto con agua, y poner el pan directamente sobre la rejilla del horno durante 20 minutos más. El pan debe estar a la altura más baja posible.
  • Antes de quitarlo del todo, darle un toque con el puño, si suena hueco ¡tu pan está listo!
  • Dejar enfriar al menos 1 hora para que la miga quede inmejorable… Aunque si no puedes esperar a hincarle el diente ¡dale y disfrútalo!

Recuerda “lo bueno se hace esperar”:  El éxito de hacer un buen pan es respetar los tiempo de levado y tener muchas ganas de amasar ¡Paciencia y fuerza! 🙂