Este otoño, ya casi invierno, nos ha ofrecido unas suaves temperaturas y escasas lluvias en Galicia que nos permiten lucrarnos de actividades al aire libre más de lo habitual. Temperaturas de 20 grados durante el día y poco menos de 10 grados durante la noche, nos invitan a salir y poder disfrutar de paseos por la montaña y oxigenar nuestros pulmones llenándonos de vitalidad; o divertirnos en la playa y aprovechar la magnífica sensación de andar descalzarnos por la arena y hasta atreverse a mojar nuestros pies en el frío Atlántico. Este otoño nos deleita con este maravilloso sol que nos aporta la tan necesitada vitamina D y nos levanta el ánimo, pero… ¡qué suerte tenemos este año los gallegos! No sé a vosotros pero a mí este “veroño” me está sentando de cine, me levanto con más energía que nunca, tengo más ganas de todo, tengo menos sueño… y hasta me siento más joven! :p
Mis paisanos saben de que hablo a la perfección. porque cuando lleguen las lluvias, las nieblas y baje la temperatura, la humedad te cala hasta los huesos…  Quizás por eso esta temporada hemos podido conseguir unos fantásticos pimientos y calabacines tan inusuales en esta época del año. Mi madre los planta y cosecha en un modesto invernadero en nuestra casa, y siempre que puedo empleo nuestros propios vegetales en las recetas, o los adquiero en una tienda local donde sé de confianza como producen sus verduras y en último caso los compro en grandes superficies y de preferencia ecológica. Estos son los pimientos que para ser los últimos son unos pimientones o no?
pimientos rellenos

 

Es una buena noticia saber que puedo contar con un par de pimientos de casa para hacer “mi cena” de nochebuena ¡me encantan! Los elijo siempre que puedo, ya sean frescos o envasados, pero los rojos son mis favoritos y no pueden faltar en mis platos semanales. Estos vegetales son una gran fuente de vitamina C que me ayudan a mejorar la absorción de hierro de origen vegetal, porque sí… os recuerdo que desde hace dos años no como carne por lo que tengo que estar más pendiente de combinar bien los alimentos para evitar carencias nutricionales.  ¿Sabías que los pimientos contienen más cantidad de vitamina C que los kiwis y las naranjas?  Pues pon pimientos en tu menú semanal si quieres mantener el hierro a raya y tu sistema inmune a tope!!
Como os decía,  para la cena del próximo día 24 escogí la receta de pimientos rellenos, primero porque me rechifla, segundo porque es ligera y tercero porque es sencilla de hacer. Lo más importante es dejar menos echo el arroz porque terminará de cocerse en el horno.

 

 
INGREDIENTES
 
3 pimientos rojos grandes
½ pimiento verde
3 zanahorias
½ calabacín 
1 cebolleta
Algas al gusto
Champiñones frescos
1 taza de arroz integral
Aceite de oliva virgen extra
Ajo, sal, pimienta negra y cúrcuma
 
ELABORACIÓN 
 
1. Dejamos unas 3-4 horas el arroz integral a remojo.
2. Pochamos las verduras. En una cazuela cubrimos el fondo con el aceite de oliva y añadimos dos dientes de ajo picado, la zanahoria en trocitos, al igual que el pimiento verde y el calabacín. Bajamos a medio fuego.
3. Hidratamos las algas. En una taza ponemos las algas a remojo en agua para que se hidraten, aproximadamente 5-10 minutos es suficiente. Dependiendo de las algas pueden llegar a duplicar o triplicar su tamaño, es este caso escogí la wakame que es mi favorita.
4. Preparamos el arroz. Lo primero será lavarlo y escurrirlo bien, después lo incorporamos a la cazuela con el resto de verduras. Subimos un poquito el fuego durante dos minutos y le damos unas vueltas. A continuación, ponemos el doble de agua que de arroz y subimos el fuego al máximo. Echamos la sal y las especias al gusto. Cuando quede poca agua y burbujee (aproximadamente lleva 10 minutos) bajamos el fuego al mínimo y tapamos por 5 minutos más.
5. Salteamos la cebolleta y los champiñones condimentados al gusto de cada uno.
6. Precalentamos el horno a 180º C por arriba y por abajo. y aprovechamos para lavar bien los pimientos y cortamos la parte de arriba, vaciamos las semillas y reservamos. Retiramos del fuego el arroz y lo dejamos reposar unos minutos. Después lo mezclamos con las algas y los champiñones.
7. Rellenamos nuestros pimientos con ayuda de una cuchara, le ponemos la parte de arriba como tapa y lo fijamos con la ayuda de unos palillos.
8. ¡Listos para ir al horno! En unos 30 minutos los pimientos estarán perfectos, (tienen que tostarse para poder retirarle fácilmente la última parte de la piel)
arroz integral
pimientos rellenos

Los pimientos rellenos son un plato sencillo, muy rico nutricionalmente, sano, ligero y muuuuuuuy sabroso! Puede ser una opción más para los que como yo no comemos ni el jamón asado, ni el pollo, ni el pavo relleno de nuestras madres 😛
y ¿tu qué receta vas a preparar en las próximas fechas navideñas?